HistoriasNorte Neuquino

Un matrimonio de apuro

El cura miró al novio y a la novia, mientras leía los mandamientos de la Iglesia a quienes estaban a punto de contraer matrimonio.

Cada tanto hacía una pausa en su lectura para levantar la vista y mirar a la pareja, en medio del profundo silencio que había en la capilla de Andacollo, pese a que el recinto estaba prácticamente colmado por familiares y amigos de los novios.

Manuel Bucarey, poblador rural de la zona de Manzano Amargo, había recibido de los padres de la novia la responsabilidad de desposarla y convertirla en una mujer de familia. En la década del 30, prácticamente no se tenía demasiado en cuenta la opinión de la mujer si su padre creía que tal fulano era un buen candidato para que la acompañe de por vida. Lo importante era que el hombre tuviera una buena posición. El amor podía llegar con el tiempo. Bucarey, a quien apodaban el “Albino” por su cabello blanco, su piel rosada y sus pestañas casi transparentes, era reconocido por ser un hacendado que con frecuencia se dedicaba a la compra y venta de animales tanto en Argentina como en Chile, por lo que su lugar de residencia era un poco en cada pago, dependiendo cómo anduviera el negocio. Por su actividad comercial y ganadera tenía un buen pasar.

Una vez finalizada la introducción de los votos matrimoniales, el cura volvió a levantar la vista y con un tono aún más solemne se dirigió a la novia con la pregunta que todos los asistentes estaban esperando: “¿Aceptas a Manuel como legítimo esposo, acompañarlo en la enfermedad y en la salud, hasta que la muerte los separe?”. Un nuevo silencio se apoderó de toda la capilla hasta que la novia contestó con un “no” seco y contundente que sonó como un disparo y rebotó con eco en cada rincón del salón.

Un masivo “Ohhhhhh”, mezclado con cuchicheos comenzó a escucharse de inmediato para la sorpresa del novio y del curita que había llegado de Chos Malal, como lo hacía frecuentemente para casar a las parejas de otros pueblos.

Antes de que el sacerdote intentara repreguntar, la novia pegó media vuelta y finalmente se escapó de la capilla con tranco apurado, arrastrando el vestido.

Pese a la embarazosa situación, Manuel no se inmutó. Y después de pensar un minuto, se dio vuelta y enfrentó a los presentes para lanzar una pregunta aun más desconcertante: “¿Alguna de las damas aquí presentes, quisiera acompañar de por vida en matrimonio a este novio abandonado?”

Otra ola de murmullos y exclamaciones volvió a inundar el salón religioso, hasta que de uno de los bancos se escuchó una voz serena, pero firme. “Yo acepto”.

La que aceptaba la propuesta era Dominga Fernández, una joven que todavía era soltera y se apiadó de la incómoda situación en la que había quedado el novio.

La muchacha se levantó de su asiento, cruzó toda la capilla seguida por centenares de ojos curiosos y se subió al altar para que el curita, que a esa altura estaba al borde del colapso, reanudara la ceremonia.

La declaración pública de amor que realizó la mujer, al aceptar la propuesta, finalmente se convirtió en un lazo sentimental indestructible que unió a la pareja durante toda la vida.

A lo largo de los años, Dominga y Manuel se radicaron en la zona, tuvieron muchos hijos y juntos colaboraron para el desarrollo del siempre postergado norte neuquino.

Los testimonios de quienes los conocieron dicen que fueron muy felices y que, cumpliendo los mandatos que les encomendó el curita, vivieron juntos muchos años.

Sólo la muerte los separó, cuando ya eran viejos.

 

Mario Cippitelli

 


Extraído de Historias Urbanas – Blog de Mario Cippitelli


 

¿Te gusta la historia neuquina, tenés algo que contar o compartir y querés colaborar con + Neuquén? Haz Click Aquí
También podés ayudarnos compartiendo este artículo en las redes sociales

Revista Más Neuquén 23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba