Inolvidables

Estanislao, el inmigrante polaco que diseñó la Neuquén del futuro

Coronavirus - Cuidate

Las vicisitudes de la Segunda Guerra Mundial lo trajeron a la Argentina y por obra de la casualidad recaló en Neuquén con su diploma de ingeniero-arquitecto.

Una vida de leyenda, como la de tantos inmigrantes que se asentaron en la región: Estanislao María Gassowski
Una vida de leyenda, como la de tantos inmigrantes que se asentaron en la región: Estanislao María Gassowski

Una ciudad universitaria, un estadio de fútbol fueron algunos de los proyectos que Gassowski presentó en las décadas del ’60 y ’70 aprovechando los “anfiteatros naturales” producidos por las bardas. Enamorado de nuestra provincia, se deleitó pintando acuarelas del desértico paisaje poblado de jarillas.

Una vida de leyenda, como la de tantos inmigrantes que se asentaron en la región, fue la de Estanislao María Gassowski quien, con estudios realizados en la Facultad Polaca de la Universidad de Liverpool, llegó a la argentina en el año 1950.
En octubre de 1946 había recibido su diploma de “Ingeniero-arquitecto” en Inglaterra, país que le dio asilo en la posguerra, pero donde no encontró condiciones económicas de trabajo en su condición de “extranjero”.
El 1 de diciembre de 1917, Estanislao María había nacido en la ciudad polaca de Cracovia, en el seno del matrimonio formado por el ingeniero polaco Ladislao Gassowski y Dorotea Roth, austríaca de origen.
La vida del pequeño Estanislao transcurrió en un hogar acomodado lo que le permitió cursar sus estudios de bachillerato en el colegio “Juan III Sobieski”. La Universidad Politécnica de Varsovia lo contó entre sus alumnos en la década del ’30 hasta que se produjo el estallido de la Segunda Guerra Mundial y las tropas alemanas invadieron Polonia, su país.
Como tantos otros jóvenes de su tierra, Estanislao se incorporó a una organización militar clandestina para luchar defendiendo a su país de las apetencias hitlerianas. En su calidad de miembro del ejército de la resistencia polaca tuvo como misión, entre tantas otras, ser mensajero de las tropas, viajando desde Cracovia hasta Budapest, capital de Hungría, en medio de las hostilidades. Esta misión, que lo acostumbró a vivir defendiendo su vida y la de sus pares, le permitió cruzar, en varias ocasiones, los Montes Cárpatos.

Resistencia desbaratada
Pero el grupo de la resistencia polaca al que pertenecía fue desbaratado por la milicia invasora. Esto hizo que Estanislao debiera huir a Francia para unirse a sus paisanos del ejército polaco en el exilio, incorporándose de inmediato al Batallón de Granaderos de la Primera División de Infantería de su país. Integrado en ese grupo de trinchera, en la primavera de 1941 tuvo que defender la región de Alsacia del avance nazi. Sin embargo, la rendición de las tropas francesas a la invasión y la formación de un gobierno colaboracionista con capital en Vichy, hizo que la resistencia polaca se dispersara.
Estanislao logró huir hacia el sur, para unirse a la resistencia maquís, en Marsella.
Las aptitudes y habilidades para el dibujo le permitieron integrarse a la organización anti-nazi falsificando documentación, como salvoconducto para combatientes que escapaban con destino a Inglaterra. Las condiciones de vida durante la guerra lo hicieron conocer estrategias para lograr la supervivencia en el límite justo entre la vida y la muerte.
Durante una redada, los nazis lo tomaron prisionero. En la cárcel sufrió en carne propia los estigmas de la tortura. Sin embargo, por obra del azar, esta circunstancia le permitió aprender el idioma castellano que, años después, le abriría nuevas puertas a su futuro. Las vicisitudes de una auténtica vida de leyenda le permitieron, finalmente, huir a Inglaterra.

Nuevo continente
En Neuquén, su esposa Amalia Tapiola de Gassowski fue entrevistada por la directora del Museo Gregorio Álvarez, Gertrudis Rutia, y por el historiador Rubén Apolonio, del Archivo histórico del municipio neuquino. En ese ámbito de recordación, Amalia, detalló instantes de la vida de Estanislao que lo convierten, a la luz de las décadas pasadas, en un auténtico visionario al elegir Neuquén como lugar de residencia en la Argentina. Y al soñar, cuarenta años atrás, la ciudad del futuro con obras que, a la fecha, no se pudieron concretar.
El fracaso laboral, por su condición de extranjero, en Inglaterra lo llevó al puerto de Liverpool. Una decisión desesperada hizo que tomara el primer barco que ancló en puerto, sin importar el destino. Prácticamente sin rumbo, Estanislao se embarcó y las aguas del Atlántico lo trajeron a la Argentina.
Un país con futuro, un país que le abrió las puertas. Su avidez por encontrar una residencia acogedora le permitió adaptarse a cualquier trabajo. A la par que consiguió empleo en estudios de arquitectura comenzó a escribir para un diario católico sobre arte y espectáculos.
El periodismo le dio la posibilidad de haber recorrido gran parte del país hasta que, decisión tomada, optó por alejarse de la Capital Federal apenas iniciada la década del ’60.
Un camión fue el vehículo adecuado para continuar su derrotero para encontrarse con sus compatriotas Kristina y Ricardo Bialaus en Quillén, Neuquén.
La belleza del paisaje lo impactó. Tanto, que con papel y lápiz bocetó lugares y personajes de esa localidad. Antes de radicarse en Neuquén capital, Estanislao recorrió Zapala, Plaza Huincul, Cutral-Co que le produjeron importantes impactos a su sensibilidad de hombre de otras tierras. Se asombró por el espíritu pionero de los hombres que, pese al medio hostil, perseveraron en habitar el terruño.
Los trazos que sobre papel realizó Estanislao dando vida a los habitantes y delineando los perfiles de la zona son guardados como un tesoro por doña Amalia.

Vivir en Neuquén
Estanislao María Gassowski fue profesor de Geometría Descriptiva en la Facultad de Ingeniería que funcionaba, en esos años, en el paraje Challacó (en cercanías de Cutral-Co). El CPEM Nº2 contó con sus clases, en este caso de idioma inglés.

Años ‘60. Estanislao Gassowski , ciudadano de Neuquén, caminando por la vereda de la calle Alberdi y Santa Fe, a punto de ingresar a la radio LU5.
Años ‘60. Estanislao Gassowski , ciudadano de Neuquén, caminando por la vereda de la calle Alberdi y Santa Fe, a punto de ingresar a la radio LU5.

Avanzada la década del ’60, Estanislao se convirtió en asesor técnico del municipio neuquino para, tiempo después, trabajar en el Consejo de Planificación y desarrollo (Copade). En ese ámbito pudo desarrollar proyectos con una visión de Neuquén como gran polo de desarrollo cultural y demográfico.
En los años ’70 Estanislao realizó un viaje de un año de duración para reencontrarse con su madre, su patria y recorrer las calles de su ciudad natal.
Francia, Alemania, Italia, Escandinavia y Suiza culminaron el recorrido de su estancia en Europa, la primera vez después de vivir el horror de la guerra y de haber escapado de los sinsabores de la posguerra.
Sus apuntes gráficos y una cámara fueron sus compañeros inseparables. Parte de esta producción artística fue donada por doña Amalia al archivo del municipio neuquino.
Tuvo actuación, en Neuquén capital, en la defensa de las tierras que hoy se convirtieron en el “Parque Central”. Estanislao luchó para evitar que esos terrenos, que pertenecían al ferrocarril, fueran loteados. Creó, para concientizar y aunar criterios con los vecinos, un Foro que se convirtió en un auténtico movimiento social que preservó el espacio verde para la gran capital.

De puño y letra

Transcribimos algunos apuntes de Estanislao Gassowski historiando
su propia vida en la región.

“Hace poco más de dos años llegué a Neuquén por una o dos semanas. Vine simplemente con el fin de conocerlo mejor, como anteriormente había conocido de visita, casi todo el país, desde el Estrecho de Magallanes hasta Jujuy, pero sin intención de quedarme aquí más tiempo que en otros lugares.
Todavía hace relativamente poco que , tanto el porteño como un extranjero radicado en el Gran Buenos Aires, consideraban a toda la Patagonia como a un país algo exótico, digamos francamente, casi colonial.
Sin embargo después de mi llegada, tal vez había yo tomado demasiada agua del Limay, para que pudiese desvincularme tan fácilmente de toda esta zona que recién había adoptado el nombre de “Comahue”.
Junté centenares de apuntes y esbozos de paisajes y me enamoré no solamente de las espléndidas vistas panorámicas de la Cordillera , que constituyen un imán para los turistas, sino del colorido contraste entre el pardo amarillento del semidesierto y el verde intenso esmeralda del valle.
Me imaginaba que cada uno de los millones de árboles que embellecen el paisaje valletano fueron plantados por la mano del hombre y sin ayuda del hombre serían condenados a muerte.
Sin saber cuándo, como las plantas traídas aquí desde las tierras más privilegiadas por la bendición de agua de lluvia, puse mis débiles raíces en la misma tierra que tiene poca historia y mucho futuro.”

Su lema «construir sin dañar»

Su formación de urbanista le permitió realizar proyectos, en los que se percibe su visión de futuro.

1966 Primeros estudios para la erección de la Ciudad Universitaria de Neuquén donde hoy está la Universidad del Comahue.

1968
Puente-Viaducto sobre las vías férreas, en Av. Olascoaga que resolvería problemas de tránsito en la actualidad.

1969.
Estudios y anteproyectos para la localización del Parque Industrial.

1970.
Estudios topográficos para la construcción de un importante estadio deportivo en la meseta. Gassowski observó la importancia de los anfiteatros naturales que ofrecen las bardas y ubicó un estadio de fútbol en un lugar estratégico, según se observa en la ilustración.

1971.
Proyecto urbanístico de la nueva población de Picún Leufú.

1981.
En el XIV Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos realizado en Varsovia, la ponencia de Gassowski versó sobre “Hacia la arquitectura sana”. Su postura se centraba en la preservación del ambiente y de los edificios históricos. Postuló que los arquitectos deberían «construír sin dañar» el ambiente ni la naturaleza circundante..

Polacos en varios frentes

Polonia fue el único estado que en el teatro de guerra europeo luchó desde el primero hasta el último día en el mayor conflicto armado en la historia de la humanidad en el siglo XX. La guerra empezó con el ataque a Polonia, el 1 de setiembre por la Alemania nazi y el 17 de septiembre por la Unión Soviética. Los dos agresores, actuaron en mutuo acuerdo. Los aliados de Polonia –Gran Bretaña y Francia– le declararon la guerra a Alemania el 3 de setiembre, sin acción armada efectiva.
La Unión Soviética se unió a la alianza anti-hitleriana en el verano de 1941, cuando fue invadida por Alemania. Estados Unidos, se unió en diciembre de 1941 después de que fuera atacado por Japón.
En la contribución polaca a la victoria sobre Alemania vemos ante todo tenacidad y perseverancia. A pesar de la derrota sufrida en 1939, los polacos formaron ejércitos, en Francia en 1939, en Gran Bretaña en el verano de 1940 (después de la derrota y la capitulación de Francia), en la URSS en 1943 y la conspiración armada en tierras bajo ocupación. Existió también el «frente silencioso» de los servicios secretos.
En la fase final de la guerra, en los destacamentos polacos de todos los frentes europeos, había cerca de 600 mil soldados (infantería, tropas blindadas, aviación y marina) y en el verano de 1944, cuando la resistencia emprendió una lucha abierta con los alemanes en retroceso, en el ejército clandestino servían más de 300 mil soldados.
Se puede confirmar, pues, que Polonia disponía del cuarto ejército aliado en cuanto al número de soldados.
Los aliados occidentales subrayaron el heroísmo y la perseverancia de los soldados polacos. Muchos polacos creyeron –y siguen creyendo –que fue una “victoria amarga”, ya que el estado que surgió después de la guerra estaba subordinado a la Unión Soviética.

(Sobre textos de Józef Garlinski, Polonia en la Segunda Guerra
Mundial, Londres 1985)

Fuente: La Mañana de Neuquén

Radio Más Neuquén
Más Neuquén 22

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba