InolvidablesLa confluenciaLa provincia

Jorge Edelman, el “Señor Radioteatro”

Campaña Vacunación

Jorge Edelman, el “Señor Radioteatro”, es parte de la rica historia de la radio neuquina, dejando una huella imborrable con infinidad de trabajos que realizó junto a actores de la región y el país.

A partir de la década del ’40, LU5 se convirtió en la única radio de la Norpatagonia, la otra estaba en Comodoro Rivadavia. “Me gustaba ir a la radio, ya viviendo en Neuquén, porque venían figuras, cantantes de tango como Alberto Castillo, que me impresionó notablemente. Por lo general, estos grandes cantores de tango actuaban también en el Club Pacífico o en el Club Independiente”, recordó Jorge en varias entrevistas periodísticas.

Jorge Edelman, el “Señor Radioteatro”

Nacido el 5 de febrero de 1937 en San Isidro (Provincia Buenos Aires) , por circunstancias de la vida, arribó a tierras neuquinas a los pocos días de llegar al mundo. Fue en la localidad de Loncopué donde tuvo sus primeras vivencias y estudios. Luego, llegó a la capital neuquina.

“Desde pequeño le gustó el teatro y el radioteatro. En esa época no había televisión y esa era su forma de divertirse”, dijo su primo Angel Edelman.

Su primer programa fue “las tardes y el amor”, con Amabeth Carou; eran historias de parejas. Casi un año duró en el aire y usaba el seudónimo “Jorge Edel”. Poco tiempo después participó de un unitario, “la noche fue testigo”. Su mayor alegría fue hacer radio y, además, cobrar un sueldo.

El tiempo pasó con rapidez y encontró a Jorge comandando su primera compañía, “lo único que me interesaba –dice Jorge– era salir de gira porque el radioteatro fue siempre mi pasión”.

A Jorge también le gustaba hacer teatro independiente. En esos años el nombre era Amancay. Este conjunto de actores se convirtió en el más importante de toda la región, bajo la batuta de Nicasio Cavilla Sorondo. Con Amancay, Jorge participó en el elenco de la obra “Una libra de carne“, de Agustín Cuzzani, a mediados de la década del ’50. “Con ellos aprendí técnica teatral. Amancay seguía la línea del teatro vocacional aunque también hacían obras de Nené Cascallar, una de las grandes escritoras de radionovelas de nuestro país. Pero a mí me gustaba hacer cosas más populares. En nuestra región el radioteatro estaba poco explotado, la radio era fundamentalmente información, locución, música. Hasta que en el ’53 llegó una compañía marplatense que dirigían Osvaldo Carmona y Elsa Marjal, la obra que presentaron fue ‘El león de Francia’. Y lo que hizo esta compañía fue transmitir por LU5 y hacer las representaciones teatrales. Para esto tuvieron que hacer el casting en la región y formar un elenco. Desde luego que allí estuve, mientras cursaba cuarto año comercial. Las giras las hacíamos hasta Cutral Co o Villa Regina“, destacó.

Luego de terminar el ciclo secundario, Jorge se fue a la Capital Federal, donde vivía en la casa de una tía, para estudiar abogacía. Ahí, en vez de ir a la facultad, iba a conocer las compañías que hacían teatro. Y así se fue integrando al nuevo gran mundo de las radionovelas capitalinas. Se contactó con uno de los grandes productores radiales de la historia: Juan Carlos Chiappe. Lo conoció cuando emitían “El domador que quería una estrella”, y así consiguió su primer papel.

Chiappe fue ‘el maestro’, el más grande -enfatiza Jorge-. Su voz era agradable, con mucha garra y, lo fundamental, era carismático. La base de su éxito estaba en que todo lo que escribía era absolutamente creíble. Tenía un estilo, hacía grandes producciones; impactaba a los oyentes“.

Con todo este conocimiento, Jorge reafirmó su vocación actoral. En el año ’56 regresó a Neuquén, se plantó ante su padre y le confirmó que su vocación era el teatro: “Mi padre no entendía, pensaba que me iba a morir de hambre. Pero yo estaba muy convencido”.

Juan Barrientos, carrero del 900“, de Juan Carlos Chiappe, fue la primera obra que Jorge hizo en Neuquén. El director de LU5, Vanoli, le ofreció ser cabeza de una compañía radioteatral porque consideraba que ese desafío lo podía cumplir solo. Y fue así que en 1957 formó su propia compañía. Era director, actor, empresario, todo un hombre-orquesta.

CAMBIO DE RUMBO

En 1958 conoció a un empresario que le cambiaría el rumbo: Adolfo Marzorati. Se conocieron en LU5 y se hicieron amigos. Ese año, Enzo Viena y Eda Vermont estaban en Neuquén, protagonizando el filme “Salitre”, dirigidos por Rene Mugica. En ese momento Jorge estaba de gira con la obra “Pido luz para mis ojos”, y algunos de los integrantes de su elenco actuaron en la película. “Cuando estábamos en Cervantes -recordó-, uno de los protagonistas de mi compañía falló. Entonces le pedía Marzorati si podía cubrir ese papel. Y desde ese día nos hicimos grandes amigos”.

Poco tiempo después, Marzorati se radicó en Neuquén con su esposa y su hija Lucerito. La primera obra que pusieron en cartel fue “Fachenzo, el maldito”. “A la vez, yo estaba haciendo ‘Santucho Clamor’, que era una sátira sobre mi tío Ángel, que ya era gobernador del Neuquén. Finalmente, comenzamos a trabajar juntos Marzorati y yo. Hicimos ‘Tijereta Vizcacha, el terror de las muchachas’, que se convirtió en un gran éxito”.

Luego de su boda con la hija de Marzorati, Jorge partió a Rosario y posteriormente se radicó en Ciudadela, provincia de Buenos Aires, más tarde en el tradicional barrio de Caballito. Para ese entonces trabajaba en “Radio porteña”. Luego vinieron papeles en fotonovelas, y en novelas televisivas del viejo Canal 7, como “A la hora del té”, dirigidas por Fernando Heredia. Y siempre, de gira por el interior.

SOCIOS

En la fructífera vida actoral de Jorge Edelman, muchos fueron los peldaños que tuvo que contar para mantener siempre en acción a su compañía y llevar adelante su pasión radioteatral.

Juan Carlos del Valle fue su primer socio. Luego, una directora de Bariloche, Lucía de Cario. Más tarde, otro de sus socios fue Alfredo Sahdi, hasta que llegó Adolfo Marzorati, con el que formó, quizás, la compañía teatral con mayor repercusión en la región. En la década del ’90, fue socio de Juan Carlos Cancela para presentar “Juan Moreira, el centauro de la raza”, uno de sus personajes favoritos. Más tarde hizo negocios teatrales con Germán Tabares y, con el fin de realizar un filme sobre el lirio de la Patagonia, se asoció con Héctor Miranda y Abdón López.

Experiencias y anécdotas vividas por Jorge Edelman surgen en su memoria, una detrás de la otra, con la misma fuerza y sensibilidad con que supo vivirlas.

Contando apenas con 15 años, Jorge trabajó en “Fama Publicidad”, en Neuquén capital, como locutor. “Teníamos unos parlantes sobre las calles Sarmiento, Alcorta y Mitre, la transmisión la hacíamos desde Perito Moreno 161. Esa fue mi primera experiencia”. Más tarde, Jorge hizo publicidad móvil en una “chatita” con chofer, con el altoparlante en el techo. “El dueño de la Tienda Buenos Aires, don Simón, nos decía cuáles eran las ofertas. Y nosotros las anunciábamos”. Tiempo después, manejando la “chatita”, Jorge recorría las chacras, repartía volantes y anunciaba la “Gran liquidación de la Tienda Buenos Aires. ¡Vale la pena ir a Neuquén!”.

En una vorágine de labores diferentes, Jorge siempre impulsó innovaciones. Ya contando con 30 años, escribía sus propias novelas. Su primera obra fue “El inglesito de la estancia Santa Isabel” y firmaba “Jorge Berón de Astrada“, con el fin de separar los roles de actor y autor, lo hizo, en un principio, como un actor escribiendo una obra, la característica principal de su estilo son los diálogos cortos y concisos con un mensaje claro, sin palabras rebuscadas. Los personajes gauchescos hablaban igual que la gente de campo. “En eso se identificaban. Escribía las expresiones gauchescas tal como ellos las decían. No decían, por ejemplo, “libertad”, decían: “¡liberta!”, y así, tal como ellos hablaban, yo escribía”, indicó.

Jorge Edelman
PANTALLA GIGANTE

Su primer acercamiento al cine vino por su amistad con Enzo Viena cuando éste estuvo en la región como protagonista de “Salitre”. Viena le abrió puertas en los estudios cinematográficos. Su sueño de trabajar en cine se hizo realidad. Se presentó en el casting para actuar en “Martín Fierro” protagonizada por Alfredo Alcón, Lautaro Murúa y Graciela Borges bajo la dirección de Leopoldo “Babsy” Torre Nilsson. “Fui como actor y me contrataron, pero como chofer, les alquilé mi camionetita para trasladar a los actores. Además, comencé a trabajar como asistente de producción. Si necesitaban caballos, los conseguía. Conseguía todo lo que necesitaban para la realización del filme. Corrían los finales de la década del ’60. Necesitaban uniformados. Fui al comando y conseguí trescientos. Todos los días un desafío diferente. Me gustó mucho hacer este trabajo”, recordó.

Jorge también participó activamente, junto a Torre Nilsson, en “El Santo de la Espada”, también protagonizada por Alfredo Alcón, Evangelina Salazar y Ana María Picchio. En 1970 Jorge estaba en el elenco de la productora “Contracuadro” y actuó también en “la Mafia” y “Güemes, la tierra en armas”.

NUEVA MIRADA

Un gaucho llamado Jesús fue uno de sus trabajos más recordados de la última época del radioteatro, en los años ’80. Esta obra fue gestada luego de un importante cambio religioso en su vida. Todo fue luego de un infarto, un golpe inesperado. “Estaba en Buenos Aires, en el barrio de Flores. En la plaza frente a la iglesia de San José, una orquesta de evangélicos cantaba acerca de la palabra de Dios. Yo ya había pasado los 40 años. Una jovencita salió del grupo y se acercó. Me invitó a cantar con ellos. Se acercó también un joven, Rolando, y me convenció. Al día siguiente fui a la iglesia y me convertí. Comencé a leer la Biblia por primera vez”, relató en varias oportunidades.

“Un gaucho llamado Jesús” fue el resultado de ese gran vuelco que hubo en su vida.

Una vida de familia de pioneros que encontró en aquél jovencito que quería ser actor, un nuevo eslabón para el brillo de un apellido arraigado en la historia misma de la ciudad de Neuquén.

Durante años, toda la provincia siguió sus interpretaciones a través de LU5. Fue el “Señor Radioteatro”.

Con 50 años de intensa labor con el drama en el éter, los últimos trabajos de Edelman fueron en la revista local «Por siempre Neuquén», que editaba junto a sus amigo Osvaldo Arabarco y Dante Alvarado.

Jorge Edelman falleció el 25 junio del 2008 a los 71 años.

Hoy, una inmensa mayoría lo recuerda y extraña con mucho cariño.

Necesitamos tu ayuda

Si te gusta Más Neuquén, si lo considerás útil, invitanos un café, suscribiéndote.
Hacé CLICK y lo explicamos.

Invitanos un café

Esa es otra historia

Extraído de :  Suplemento Aniversario 68 años LU5, Domingo 12 de Mayo del 2013, Diario La Mañana de Neuquén


¿Te gusta la historia neuquina, tenés algo que contar o compartir y querés colaborar con + Neuquén? Haz Click Aquí
También podés ayudarnos compartiendo este artículo en las redes sociales


Se permite la reproducción. No olviden por favor mencionar la fuente: www.masneuquen.com

En la sección TIENDA, podés conseguir mapas decorativos antiguos de pared del Neuquén y la Argentina. También ediciones anteriores de la revista Más Neuquén. Envío a domicilio a todo el país por Correo Argentino.

Radio Más Neuquén
Más Neuquén 22

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba