InolvidablesNorte Neuquino

Celmira Yañez – Décimas por despedida

Hija de Emperatriz Yañez, nació en Rahueco (Huingan-Có), el 6 de agosto de 1947. Desapareció en 1967, se supone que tirándose a las aguas del río Neuquén. Sin embargo, su cuerpo nunca apareció ni se supo más de ella y Celmira entró en la leyenda. Entre sus pertenencias, se encontró un cuaderno con estas sentidas “décimas por despedida”. Se dice que estaría en Chile, en Cinco Saltos o en Cutral-Có aunque algunos afirman haberla visto, hace pocos años, visitando su tierra de Charra Ruca. Su nombre siguió figurando en los padrones electorales, y en cada elección, con expectativas, siempre frustradas, se la esperaba hasta la hora de cierre por si llegara a aparecer.

Con el corazón desgarrado por el desamor y el alma aplastada por tanta tristeza. Así la vieron antes de que desapareciera para siempre a orillas del río Neuquén.

Todos en el norte neuquino se enteraron de que Celmira Yáñez era una mujer desdichada y conocieron su historia a través de un cuaderno prolijamente escrito en el que narró su corta vida en versos compuestos en décimas. Se acongojaron cuando supieron de su abandono cuando apenas era una beba y quedaron conmovidos por la tristeza que tuvo que padecer durante su infancia y juventud. Era como si el destino se hubiese ensañado con ella, como si hubiese estado sentenciada a no ser feliz desde que vio la luz en su Huinganco natal, aquel 6 de agosto de 1946. Las décimas de Celmira encierran tanta tristeza como misterio. La breve cronología de su vida volcada en versos es lo único que dejó y que quedó como un legado para la cultura e historia del norte neuquino.

Su mamá, Emperatriz Yáñez, la crió durante diez meses, pero luego la abandonó, tal vez porque no la podía mantener. Una familia de puesteros se apiadó de la beba y decidió criarla.

“¡Mi adorada madrecita, madrecita Emperatriz!. Ya sería mi destino que diez meses me crió, no me tenía cariño y por eso me olvidó”, expresó mucho después en sus versos.

Se cree que fueron los mejores años de Celmira. Disfrutaba su infancia y la libertad que le deba aquel entorno natural. Aprendió a querer la nieve, a nutrirse del sol y a volar con el viento en las mansas tardes cordilleranas.

las cantoras del norte neuquino entonan las décimas del cuaderno encontrado a la vera del río. Lo hacen para mantener viva la historia de Celmira
Las cantoras del norte neuquino entonan las décimas del cuaderno encontrado a la vera del río. Lo hacen para mantener viva la historia de Celmira

Pero aquella felicidad fue breve. Una noche de invierno de 1954, durante una tormenta de nieve, la desgracia volvió a tocarla. En ese momento Celmira se encontraba a solas con su madre, que estaba embarazada y cerca de dar a luz.

“Y un día, estando nublado, día de gran ventarrón luego se puso a llover y cayó una gran nevazón. Ahí yo volví a padecer y a sufrir mi corazón”, escribió.

Se cree que la mujer fue a encender una vela y se pegó un golpe tan fuerte que le aceleró el trabajo de parto, pero no logró sobrevivir. Sola y aislada por el temporal, debido a que su padrastro estaba trabajando lejos, la pequeña se hizo cargo de su hermanito y a la vez fue testigo de la muerte de su madre adoptiva.

“Y estando solita yo, mi mamita a luz dio, y yo tomé en mis manos al hijito que nació, y sólo de mí y su hijito, de los dos se despidió”, relató en aquel cuaderno.

La vida de Celmira dio un vuelco nuevamente y la felicidad que había alcanzado en sus primeros años de vida se esfumó de golpe. Su padre adoptivo no tardó demasiado tiempo en encontrar otra mujer que lo ayudara a criar a su hijo recién nacido y a la pobre Celmira que, por segunda vez, había quedado huérfana.

“Esto es todo lo que sé yo, y no lo sé por los de afuera. Se hacía el que lloraba, lloraba la borrachera, y en el llanto yo le escuchaba: ¡Ya tengo otra que me quiera!”, diría en sus décimas.

Casi sola y sin tantos mimos como le prodigaba su segunda madre, Celmira aprovechó sus estudios en la escuela para dedicarse a lo que más le gustaba: escribir poesías para atenuar su desdicha y soledad. “Y después me sentí yo, muy triste y muy apenada, sin tener padre ni madre, sin tener más quién me amara. Que ya volví a quedar como pájaro, solita y abandonada”, dejó asentado.

Ya siendo una adolescente, la joven tuvo la suerte de conocer el amor. Quedó flechada la primera vez que vio a aquel muchacho y se deslumbró frente a su sonrisa y su hombría. ¿Sería él el encargado de ponerle fin a tanta tristeza?

No se sabe con exactitud cuánto duró la relación. Creen que fue muy poco tiempo. La Cordillera del Viento, los bosques y arroyos fueron testigos de aquel amor puro, de cálidos abrazos y besos de pasión y ternura. Sin embargo, el camino de Celmira estaba signado por la desdicha y las piedras que a veces pone el destino.

“¡Maldita en mi mala suerte que a este mundo vine a llegar! Cuando me quise casar con un joven de veinte años lo tomaron por engaño y a la cárcel fue a quedar”, relató en su cuaderno. Hay quienes sostienen que Celmira intentó reanudar luego la relación, pero que aquel hombre que tanto la había enamorado terminó hechizado por otra mujer. Lo cierto es que de esa experiencia de desamor nunca pudo salir y en sus versos anticipó lo que sería una despedida: “¡Adiós mi tierra querida donde me crié tantos años! Con mis piernas temblorosas yo seguiré caminando; pasarán los meses, los días y los años. ¡Ahí se conoce la vida y se ven los desengaños!”. “¡Adiós almitas queridas tesoritos de mi amor! Les quedará en el pecho una herida. ¡Otra va en mi corazón! Yo llevo el alma marchita, sequita como una flor”.

Las ropas de Celmira Yáñez fueron halladas a orillas del río Neuquén junto a un cuaderno donde se encontraban escritos los poemas  que relataban sus penurias. Al momento de su desaparición tenía 20 años.

Los lugareños creen que la joven, atrapada en una profunda depresión, se suicidó arrojándose a la correntada, pero su cuerpo nunca fue encontrado. Hay otras versiones, sin embargo, que sostienen que Celmira pudo haber ido a Chile en busca de una nueva vida o un nuevo amor. Nunca dejó rastro alguno.

El paso del tiempo se encargó de alimentar la leyenda de aquella mujer triste. Y hoy, a muchos años de su partida, las cantoras del norte neuquino entonan las décimas del cuaderno encontrado a la vera del río. Lo hacen para mantener viva la historia de Celmira. Lanzan sus versos al aire como si fuera un llamado, como si aún tuvieran esperanzas de que algún día ella regrese a su tierra.

Décimas por despedida

1.- El día en que yo nací

fue un día fatal para mí.

Ya estaría de Dios

que yo naciera infeliz,

ya traía mi desgracia

y mi mal destino así.

2.- Yo soy una pobrecita

nacida del padecer.

Como ya mis relaciones

me han dejado de querer,

como Dios se acordó de ellos,

jamás los volveré a ver.

3.- ¡Maldita mi mala suerte!

¡Tan desdichada que he sido!

No conozco mis hermanos

ni siquiera mis padrinos.

Nací sola como un pámpano,

como un triste peregrino.

4.- ¡Mi adorada madrecita,

madrecita Emperatriz!.

Ya sería mi destino

que diez meses me crió,

no me tenía cariño

y por eso me olvidó.

5.- Pero siempre la perdono

porque ella era inocente;

por eso no la abandono,

siempre la tendré en mi mente;

lo que en el mundo se presente

ese será mi gran tono.

6.- Un día, estando solita

-que a nadie le falta Dios-

vino otra madre querida

y de mí se compadeció.

Siete años me crió.

Y un día, estando nublado,

día de gran ventarrón

luego se puso a llover

y cayó una gran nevazón.

Ahí yo volví a padecer

y a sufrir mi corazón.

7.- Mi adorada madrecita,

-que ya sería mi suerte-,

fue a prender una velita

y se dio un golpe tan fuerte,

estando las dos solitas,

solitas como inocentes.

8.- Y estando solita yo

mi mamita a luz dio,

y yo tomé en mis manos

al hijito que nació,

y sólo de mí y su hijito,

de los dos se despidió.

9.- ¡Pobrecita mi mamá!.

Para desdicha y gran dolor,

el esposo que tenía

era pobre y tomador

y de triste que quedó viudo

salió a buscar otro amor.

10.- Se hacía el muy pobre

y que ni plata tenía.

Se hacía el muy triste,

que mucha plata tenía,

lloraba de enamorado

de otro amor que tenía.

11.- Y haciendo como gran gracia

que la cuenta fue a pagar,

se pasó por los boliches

para ponerse a tomar.

12.- Esto es todo lo que sé yo,

y no lo sé por los de afuera.

Se hacía el que lloraba,

lloraba la borrachera,

y en el llanto yo le escuchaba:

¡Ya tengo otra que me quiera!.

13.- ¡Maldita mi mala suerte!

¿Para qué al mundo vendría?.

No comía ni dormía,

me lo pasaba llorando,

de ver mi madre querida

que ya se estaba velando.

14.- Y después me sentí yo,

muy triste y muy apenada,

sin tener padre ni madre,

sin tener más quién me amara.

Que ya volví a quedar

como pájaro, solita

y abandonada.

15.- ¡Maldita en mi mala suerte

que a este mundo vine a llegar!.

Cuando me quise casar

con un joven de veinte años

lo tomaron por engaño

y a la cárcel fue a quedar.

16.- Todas estas son mis penas,

mis pobrezas que he pasado.

Estas letras que he sacado

sólo para darme el gusto.

No lo puedo tener oculto,

por eso lo he aclarado.

17.- La inteligencia es un don

que se trae de la mente;

no se espera ser potente

y ni ser tan educado.

Se necesita pensar

que salga bien concertado.

18.- Y para hermanar la letra,

repito y vuelvo a aclarar,

vuelvo otra vez a cantar:

que al que nace desdichado

será hasta el fin; y al cabo,

Dios en lo bueno lo ha de dejar.

19.– ¡Adiós que me voy de aquí!.

Yo no me voy a olvidar

y a mis padres respetaré

que contentos han de quedar.

Lo digo por los presentes

lo que les voy a cantar.

20.- ¡Adiós mi tierra querida

donde me crié tantos años!.

Con mis piernas temblorosas

yo seguiré caminando;

Pasarán los meses,

los días y los años.

¡Ahí se conoce la vida

y se ven los desengaños!.

21.- ¡Adiós mis padres queridos!.

Agradecida me voy

aunque mala ingrata soy

pero yo me ausentaré.

Y no será mañana ni hoy

que algún día los veré.

22.- ¡Adiós mis padres queridos!

que me voy a retirar.

no quedarán muy conformes

que me voy a separar

y sé que los haré sufrir,

pero no lo tomen a mal.

23.- ¡Adiós mis padres queridos

que nunca olvidaré!.

¡Adiós mis casas afamadas,

que nunca despreciaré!.

Y si es que yo no me muero,

algún día los veré.

24.- ¡Adiós corazones queridos,

adiós corazones amados!.

Siendo ustedes los preferidos

de mi amor tan arraigado.

Aunque me vaya muy lejos,

jamás serán olvidados.

25.- ¡Adiós almitas queridas

tesoritos de mi amor!.

Les quedará en el pecho una herida

¡Otra va en mi corazón!.

Yo llevo el alma marchita,

sequita como una flor.

26.- Cuando yo quedé solita

que a mi madre la enterraron,

le agradezco a mis abuelos

que de tutor me nombraron

a don Molina y señora

por eso ellos me criaron.

27.- Por su paciencia y bondad,

sacrificio y voluntad,

me dieron felicidad

y me sirvieron de padres.

Les doy las infinitas gracias

antes que se haga más tarde.

28.- ¡Adiós bardita del santo!

San Sebastián limosnero.

Que pases un feliz día

para el veinte de enero.

Dios quiera que tengas suerte

y te paguen los pasajeros.

29.- ¡Adiós risco de la laguna!

¡Adiós río del Neuquén!

¡Adiós al tío Javier!

¡Adiós a todos los vecinos!.

De todos yo me despido

Y que lo pasen muy bien.-

Necesitamos tu ayuda. Si te gusta Más Neuquén, si lo considerás útil, invitanos un café, suscribiéndote.
Te lo explicamos AQUÍ

Más Neuquén

Publicación declarada de interés por el Congreso de la Nación (355-D-20 y 1392-D-2021 / OD 391) y la Legislatura del Neuquén (2373/18), por su aporte al conocimiento e historia del Neuquén.


Fuentes:
Mario CippitelliLa Mañana de Neuquén
Isidro Belver – Neuteca200


¿Te gusta la historia neuquina? ¿Tenés algo que contar o compartir y querés colaborar con Más Neuquén? Entonces hacé Click Aquí
También podés ayudarnos compartiendo este artículo en las redes sociales.


Se permite la difusión: No olviden citar la fuente: Publicación Más Neuquén (www.masneuquen.com)
¿Que es Más Neuquén?

  • Copy Show
  • Electrogar
  • Óptica Wolf Center
  • Epu Hueney

Ya está en los quioscos

Revista Más Neuquén 23

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba