InolvidablesLa confluencia

Oscar Arabarco, el enfermero del pueblo

Coronavirus - Cuidate

Don Oscar Arabarco nació en Coronel Pringles, Provincia de Buenos Aires, el 26 de julio de 1914, ingresó a Salud Publica de la Nación el 15 de mayo de 1937 ingresando en la antigua Asistencia Pública conociendo allí al Dr. Castro Rendón, quien fuera su maestro y guía, fue chofer en aquellos años de una Ambulancia Ford A modelo 30 y primer asistente de cirugía.

Oscar Arabarco
Oscar Arabarco

Luego pasa a desempeñarse en la Sala de Primeros Auxilios de Neuquén, la que luego al trasladarse a su nuevo edificio pasó a denominarse Hospital Rural de Neuquén, en esta institución cumplió sus funciones hasta el 18 de marzo de 1966, fecha en la que falleció. Era tal el afecto que tenían por él sus compañeros y médicos, que en su velatorio fue custodiado por una guardia de honor de enfermeros/as de Sanidad. Para despedir sus restos se refirieron a su trayectoria el Dr. Ángel Nicanor Romero entonces Director del Hospital de Neuquén y luego el Dr. David Abraham en representación de los médicos de la ciudad.

De su matrimonio en 1944 con Yolanda Adamo nacieron dos hijos, Osvaldo y Mirtha

Se destacó por su solidaridad y buena predisposición ya que no sólo ejercía su profesión de enfermero sino que cuando el servicio lo necesitaba actuaba de chofer, llegando a ser Jefe de Personal.

Era tal su responsabilidad que dedicó su vida a la atención de la salud de la población que requería sus servicios a veces desinteresadamente, preocupado siempre por el bienestar de sus pacientes, haciendo de su actividad un verdadero sacerdocio.

En su época fue el asistente preferido de toda suerte de cirugías del cuerpo médico local y uno de sus más eficaces colaboradores ya que no sólo actuó como enfermero, sin que lo hacía de instrumentista, anestesista, si era necesario suturaba, colocaba el suero, asistía en los partos, radiografías, campañas de vacunación y toda otra práctica que demandaran sus superiores.

Oscar Arabarco (derecha) en operación en el Hospital
Oscar Arabarco (derecha) en operación en el Hospital

La famosa poliomielitis que atacó a Neuquén entre 1957-58 sembrando la angustia en la población neuquina contó con su accionar las 24 horas del día.

Fue socio fundador del Centro de Enfermeros de Neuquén y su primer Presidente.

Don Oscar no fue un hombre de arena política, pero lo convencieron a aceptar una concejalía y así ayudar a la ciudad en su crecimiento. Convocado por la UCRI fue concejal electo para el Municipio Capitalino, no llegando a asumir sus funciones por la interrupción de la vida constitucional. Corría marzo de 1962.

Su actividad profesional trascendía la del Hospital, atendía a mucha gente en forma particular, viajando a Valentina norte y sur y a las vecindades de Plottier, todas zonas de chacras y quintas en esa época. Entre 1960-61 instaló la primera Farmacia en Plottier.

Muchos fueron los médicos amigos con los que no sólo compartía la tarea profesional sino reuniones familiares entre otros cabe recordar, a los Doctores, Enrique Benedetti, Julio Dante Salto, David Abraham, Eduardo Castro Pendón, Ángel N. Romero, Víctor Peláez, Aldo Robiglio, Félix Vítale, Emilio Zingoni, Chevalier, Raña y tantos otros.

Le gustaban los “Foringa”, así llamaba a los Ford, supo tener una coupe Ford 40 que le había comprado a los Hermanos Emiliozzi en Olavarría, era muy vistosa y admirada por quienes lo conocían. Este amor por los autos lo relacionó en amistad con los viejos mecánicos de la ciudad que no está de más recordarlos, porque aunque no lleven sus nombres las calles pertenecieron a familias de los antiguos pobladores entre otros, Conticello, Sgamini, Camina, Ariet, y por supuesto amigo del representante neuquino en turismo de carretera Nino Saladino.

Oscar Arabarco compartió el nacimiento de la asistencia pública en una vieja casona ya desaparecida frente a las vías del ferrocarril en la calle Láinez y 12 de septiembre frente al parque central de Neuquén capital. Allí vivía y trabajaba al mismo tiempo, con el doctor Castro Rendón de maestro y de guía. Foto: 1932
Oscar Arabarco compartió el nacimiento de la asistencia pública en una vieja casona ya desaparecida frente a las vías del ferrocarril en la calle Láinez y 12 de septiembre frente al parque central de Neuquén capital. Allí vivía y trabajaba al mismo tiempo, con el doctor Castro Rendón de maestro y de guía. Foto: 1932

Rescatando sus valores morales y su labor comunitaria, y a pedido de un grupo de vecinos es que la Municipalidad de Neuquén, mediante ordenanza 945 del 5 de abril de 1974 ha denominado con su nombre una de sus calles, la misma se ubica en el Barrio Progreso, nace en la calle Manuel Belgrano y corre en dirección norte entre Combate de San Lorenzo y Manuel Rodríguez, Chacra N° 120.

De esta manera se rinde un justo homenaje a la labor silenciosa que desarrolló este profesional durante tantos años. Su hombría de bien y su gran responsabilidad del sentido social y humanístico, lo han hecho acreedor a este reconocimiento.

La fundación para el personal hospitalario de la Provincia del Neuquén, lleva el nombre de enfermero Oscar Arabarco, la misma se registra con la personería jurídica 2422/85.

Esta fundación fue creada bajo el lema «Para devolver el bien para el bien a los que todo lo dan sin pedir nada a cambio».

Oscar Arabarco, también fue chofer en aquellos años de una Ambulancia Ford A modelo 30.
Oscar Arabarco, también fue chofer en aquellos años de una Ambulancia Ford A modelo 30.

Este vasco francés de origen (sus abuelos vinieron de Saín Jean de Luz, en los Pirineos Atlánticos y de la zona de Arabarco en la comunidad Foral de Navarra), vivió la vida con pasión y entrega samaritana.

Consejero, comprometido, fiel a la amistad y a la palabra, franco, valores de tas personas sin ambiciones personales desmedidas valores que hoy debieran recuperarse para lograr una vida comunitaria más justa y solidaria.

En la nueva sección TIENDA, podés conseguir mapas decorativos antiguos del Neuquén y la Argentina, y ediciones anteriores de la revista Más Neuquén. Envío a domicilio a todo el país con Correo Argentino.

Esa es otra historia

Escrito por su hijo, Osvaldo Arabarco
Extraído del libro: 100 años / 100 calles – Cien actores sociales que hicieron a la historia – de Elsa Esther Bezerra


¿Te gusta la historia y el conocimiento neuquino, tenés algo que contar o compartir y querés colaborar con + Neuquén? Haz Click Aquí
También podés ayudar compartiendo este artículo en las redes sociales.


Se permite la reproducción. No olviden por favor mencionar la fuente: www.masneuquen.com

Radio Más Neuquén
Más Neuquén 22

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba