La provincia

Reglamentando la prostitución – La objeción de Elordi (1913)

Campaña Vacunación
Neuquén, a principios del siglo XX
Neuquén, a principios del siglo XX

La Patagonia fue tierra de hombres porque casi no había mujeres. La escasez era mayor cuanto más al sur quedaba el territorio.  La falta de mujeres era considerada un serio problema de gobierno y para buscarle una solución se incluyó como tema a tratar en la Primera Reunión de Gobernadores de todos los Territorios Nacionales que se realizó en Buenos Aires en 1913, donde acudió Eduardo Elordi, gobernador del territorio nacional del Neuquén.

La comisión formada, proponía que para los empleos se diera prioridad a personas con familia, que se enviara a menores para ser colocadas en casas de familias y establecimientos industriales, se promoviera la creación de industrias que utilizaran el trabajo de la mujer y, por último, el único punto que generó una acalorada discusión fue el del envío de mujeres  condenadas.  Finalmente, con algunas variantes de forma, también se aprobó esa propuesta.

La falta de mujeres era considerada un serio problema de gobierno y para buscarle una solución se incluyó como tema a tratar en la Primera Reunión de Gobernadores de todos los Territorios Nacionales que se realizó en Buenos Aires en 1913
La falta de mujeres era considerada un serio problema de gobierno y para buscarle una solución se incluyó como tema a tratar en la Primera Reunión de Gobernadores de todos los Territorios Nacionales que se realizó en Buenos Aires en 1913

Pero este no fue el único tema relacionado con mujeres. Antes de finalizar el octavo día de sesiones se ocuparon de reglamentar la prostitución:

El debate fue distendido y no faltaron risas ante algunas expresiones vertidas sobre el tema. Los acuerdos fueron rápidos. En lugar de trescientos metros de distancia respecto de escuelas o iglesias para establecer un prostíbulo, se acordaron quinientos metros.  Hubo discrepancias acerca de la cantidad de pupilas por establecimiento, y casi al finalizar el debate sobre este tema el gobernador Eduardo Elordi, de Neuquén, preguntó con cierta ironía al notar el absurdo de uno de los puntos reglamentados:

—Donde dice que las prostitutas podrán salir a la calle sólo dos veces a la semana, ¿quiere decir que el resto de los días estas señoritas estarán presas?

-No, -le contestaron.

-¡Es un atentado a la libertad individual! -afirmó Elordi, categórico.

-En los territorios, dada la escasa población, estas mujeres son fácilmente visibles y es de desear que se las vea en la calle lo menos posible -alegó, impasible, el encargado de representar a la Comisión.

-¿Es esto legal? —insistió Elordi.

-No, pero necesario. No es la primera resolución que adoptamos en esta reunión que no es del todo legal —respondió el funcionario, en el mismo tono.

La votación fue afirmativa aprobándose los dos días de salida; paradójicamente con un único voto en contra, que no fue de Elordi sino de Manuel Fernández Valdez, el gobernador de Tierra del Fuego ( al año siguiente Valdez se haría cargo de la Gobernación del Territorio del Neuquén por poco tiempo ante una ausencia de Elordi).

Este diálogo fue extractado prácticamente sin alteraciones de la versión taquigráfica realizada durante la mencionada reunión. Sin embargo, a pesar de esta preocupación de los gobernantes y hasta que las mujeres ganaron el derecho de gobernarse a sí mismas, la mayoría de las que llegaron a la Patagonia desde tiempos remotos, lo hicieron siguiendo a sus hombres.

 


Fuente: “Mujeres en tierra de hombres” de Virginia Haurie – Editorial  Sudamericana


 

¿Te gusta la historia neuquina, tenés algo que contar o compartir y querés colaborar con + Neuquén? Haz Click Aquí
También podés ayudarnos compartiendo este artículo en las redes sociales

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba