Construcción del Dique Ballester en trece fotos y dos planos comentados (última parte)

Con el avance de los trabajos, aumentó el interés por las tierras aledañas. Los propios técnicos y obreros pensaron en quedarse y adquirir las mismas, previendo un gran progreso como consecuencia del riego. Las autoridades nacionales habían actuado con decisión en lo que respecta a la construcción del dique. Pero no cabe decir lo mismo en lo atinente al reparto de tierras.

La lentitud de los trámites para la adjudicación de lotes y la entrega de títulos, desanimó a muchos de aquellos que habían trabajado en las obras de riego. Pero un grupo muy esforzado permaneció allí a la espera de decisiones. Fueron el núcleo de las colonias Centenario y Vista Alegre que reciben el agua por un canal ubicado sobre la margen derecha del río Neuquén.